Su cuenta

Historia

¿Quiénes somos?

CLC es una organización internacional dedicada a la distribución de la Biblia, libros cristianos y una variedad de medios de comunicación cristianos. Nuestros equipos estan conformados de varias naciones, denominaciones y procedencias. Todos están dedicados a servir al Señor Jesucristo y a la tarea de ayudar a otros a conocerle mejor a través de los materiales que distribuimos.

CLC esta establecido en 48 países. Está representada por más de 180 librerías, 18 almacenes de distribución y 18 editoriales. El Trabajo de CLC en cada país es creado de forma independiente. Sin embargo, estamos unidos por nuestra visión, objetivos y una constitución internacional.

CLC es más que una cadena de librerías ya que nuestro deseo es ver la vida de las personas cambiadas a través de la lectura de un libro cristiano. Por esto nuestro propósito es tener literatura cristiana disponible para todas las naciones, de manera que las personas puedan venir al conocimiento de la fe y a la madurez en el Señor Jesucristo.

La organización fue fundada en Inglaterra en 1941 y hoy tiene su sede internacional en Sheffield, Reino Unido.

Nacimiento de la Visión

En los primerosKen y Bessie Adams días de la Segunda Guerra Mundial, una joven pareja, Ken y Bessie Adams escucharon el llamado de Jesús: "Apacienta mis ovejas". Juntos trabajaron con la Banda Evangelística Amigos en Inglaterra realizando reuniones y visitas a hogares. En muchas de estas visitas, se dieron cuenta que habian sido precedidos por otros debido a literatura que procedia especialmente de los testigos de Jehová. Ken declaró: "No podemos quedarnos quietos y no hacer algo ... acerca de la difusión de las verdades del Evangelio." Así que él y Bessie visitaron los hogares llevando literatura cristiana buena.

Movido por su pasión en distribuir literatura cristiana, Ken alquiló algunas habitaciones del piso superior en Colchester, llamado "La Iglesia Evangélica Editorial." Esto ocurrió aún cuando el gobierno estaba limitandoseveramente la publicación y la apertura de librerías en tiempo de guerra de Inglaterra.Los Adams fueron guiados a alinearse con el Organismo Internacional WEC, con planes para ayudar a establecer una cadena de librerías en Inglaterra como organización. Norman Grubb de WEC estaba encantado con el potencial de una cadena de librerías. Las solicitudes, las oportunidades y la financiación comenzó a presentarse a Ken y Bessie, resultando en la formación de CLC como un ministerio autónomo creado el 1 de Noviembre de 1.941.

Al final de la guerra, había seis centros de literatura a través de Inglaterra y un trabajo al servicio de prisioneros de guerra alemanes. El crecimiento continuó con la gracia de Dios y su bendición. Hoy CLC sirve en 48 países en los que 700 hombres y mujeres de diversas nacionalidades se unen para alcanzar el mundo con la Palabra Impresa.

 

 

El avance en el mundo hispano: Uruguay.

 

La semilla y el anhelo por extender el reino de Dios entre los países de habla hispana, también ha dado abundante fruto, los esfuerzos de los primeros misioneros en la década de los cincuenta, creció y se multiplicó de manera extraordinaria. Esta es la continuación de lo hecho por la bondad del Señor en todos estos años, donde miles de hombre y mujeres han sido bendecidos a través de la obra misionera.

A mediados de 1948, llegaron a Montevideo el matrimonio de misioneros Bertram y Margaret Jones, provenientes de Inglaterra. Los Jones se encontraron en una edad madura, cuando decidieron dejar su negocio de zapatos para atender el llamado a las misiones, y se unieron a CLC en Londres para venir a América Latina. Iniciaron la obra en su apartamento y posteriormente abrieron un local al público.

Un tiempo después, al regresar a Inglaterra los esposos Jones, fueron reemplazados por Jack y Raquel Roeda, quienes llegaron procedentes de CLC Estados Unidos en el año 1955, y un poco más adelante llegó Gladys Brownlee. La librería que existía se trasladó a un lugar más céntrico, cerca a la terminal de buses en plaza Cagancha. Mientras Jack recorría el país haciendo tareas de colportaje por todo el país en una camioneta Austin, las damas se encargaban de la atención en la librería.

Jack Roeda tenía el corazón de pionero, y buscó nuevos avances para el ministerio de literatura en distintas partes de América Latina. Durante el período de 1955 a 1960 se planteó el desafío de llevar literatura a Argentina, Brasil y Chile. Este esfuerzo lo llamaron “el avance ABC” en la esfera sur de América Latina. Doreen Burton de Irlanda entró en el ministerio para ayudar a Gladys Brownlee, por su parte Jack empezó con el programa de extensión del avance ABC, viajó a Porto Alegre, Brasil, para investigar el terreno y de ahí surgió la CLC en Brasil. Luego se unió al equipo Tomás McClelland, quien se mudó a Porto Alegre para dirigir la nueva obra, y experimentó tremendas bendiciones del Señor, estableciendo otra librería en Recife, entre los años 1957 y 1958.

La oportunidad también se extendió a Argentina y se abrió una librería en Mar del Plata. Después de un tiempo se mudó a Buenos Aires, donde viajo el matrimonio uruguayo compuesto por José y Norma Wojnarovicz, y les sucedió la familia argentina Roldán. Hubo un buen ministerio por medio de la librería y colportaje, pero después de varios años se cerró este ministerio.

En el año 1957 Jack Roeda vio la posibilidad para el ministerio de CLC en Chile. El Señor abrió la puerta y comenzó el trabajo con la colaboración de un colportor de la ciudad de Talcahuano. Pronto se vio la necesidad de dirección y cuidado, y en el año 1960 Jack y Raquel Roeda con su familia se mudaron a Chile enfrentando este nuevo desafío, abrir una librería en Santiago.

En el año 1961 llegaron a Uruguay Jake y Dina Prins, quienes dieron varios años a la obra. Los chilenos Pedro y Fresia Vega participaron en la obra en su país, y años más tarde viajaron al Uruguay para tomar parte en la obra junto con los esposos Prins.

El matrimonio integrado por Arturo Rojas y Juanita Vázquez, se unieron en el año 1972, iniciando la etapa de desarrollo del trabajo dirigido por obreros uruguayos. Lidia Chadarevian se unió más tarde, y le siguieron Roberto Prochnau y Celeste Fernández, Gerardo y Silvia Scalante, y Carlos Fernández y Sonia Torres. Trabajaron juntos para el crecimiento de la obra en Uruguay hasta el 1992, año en que el matrimonio Scalante salieron como misioneros hacia Panamá. Por varios años, también sirvieron como misionero los ingleses Tony y Joan Montage, regresando en 1993 a Inglaterra.

En este período dirigido por uruguayos, el ministerio ha dado varios pasos de expansión, tales como un trabajo sistemático, exhaustivo y permanente de colportaje por todo el país. También la librería en Montevideo, que se encontraba en un pequeño local alquilado en un lugar céntrico durante las décadas de 1960 y 1970, fue trasladada en 1983 a un lugar también más amplio y lo más importante ¡propio! Hoy ya resulta pequeño este lugar y se tiene la meta de un lugar de doble tamaño, al menos por el que se está orando y esperando en el Señor.

Durante los siguientes años el ministerio se ha ejecutado fundamentalmente sobre dos bases. El desarrollo de la librería en Montevideo y el desarrollo del sistema de colportaje sistemático en todo el interior del país. Hacía el año 2009, el matrimonio chilenos Humberto Urrutia y Nelida Cabello, llegaron para apoyar el crecimiento de la obra en el país y servir como directivos a nivel nacional. Gracias a este crecimiento y las buenas administraciones durante los años se ha podido mudar la librería a la ubicación actual, un espacio donde es posible tener la librería y el depósito.